BBVA frente a GoogleBank

Si
hay un banco que me guste en estos momentos, ese es, sin duda, BBVA. Hace ya
mucho tiempo que dejé atrás mis años de banca en los que, además, tuve la suerte de
trabajar en el que era entonces, el banco más grande del mundo, y sin duda, una
grandísima escuela en la que aprendí muchísimo, Citi. De hecho, todavía hoy,
sigo aplicando muchas cosas que aprendí en mi época en banca, sin lugar a dudas, una de
las más enriquecedoras y entretenidas de mi vida profesional. Me encantan los
bancos, qué le voy a hacer, hay personas que les gusta la pintura o la
jardinería, a mi me gustan los bancos.
¿Por
qué me gusta BBVA? Estamos hablando de un banco en el que el “Show
Banking” no es algo que lleve mucho, y por ello, pasan algo más
desapercibidos, pero, lo están haciendo fenomenal. Han pasado por la
crisis más fuerte que recuerda España en décadas de una manera sobresaliente,
yo diría que, han sacado matrícula de honor. Las inversiones que han
realizado fuera de España, por regla general, se han realizado con cabeza y con
criterio de negocio, y es un banco que se dedica a su negocio, la banca, como
se ha entendido siempre. Pero, además, hay otra cosa que me encanta de BBVA, y
es, su visión a largo plazo, algo muy poco frecuente, sobre todo, entre los
grandes bancos internacionales, aunque parezca paradójico.

El
último cambio propuesto por su Consejo de Administración, a propuesta de su
Presidente, Francisco González, ha sido cambiar el Consejero Delegado. El ya
ex-CEO de BBVA ha hecho un trabajo excelente desde que fuera nombrado, cuando
salió el Sr. Goirigolzarri, quien ahora ocupa la Presidencia de otro grande,
Bankia, al que aún le falta para ponerse a la altura de BBVA, aunque, habiendo
pasado ya lo peor para los herederos de Caja Madrid, entre otros, seguro que se
centran en su crecimiento internacional. ¿Por qué se cambia a un CEO que lo
está haciendo bien? Porque el banco tiene que hacer frente a la que se viene
encima, y esto, puede ser en cualquier momento. Ya le pasó al sector de los medios
de comunicación y el resultado ha sido, en muchos casos, devastador, la
digitalización de la banca está aquí, y es un proceso absolutamente imparable.

Llevamos
ya años escuchando que grandes tecnológicas tienen puesto su punto de mira en
la banca, y es que, empresas como AppleBank, GoogleBank o FacebookBank pueden
ser una realidad en cualquier momento. De hecho, Facebook compró no hace mucho
meses una licencia de banca en Irlanda. Desde luego, todas estas empresas
tienen algo en común, que puede hacer mucho daño a la banca tradicional, si
esta no se mueve con decisión y rapidez (justo lo que ha demostrado BBVA con
este movimiento):
                * Tienen una base de potenciales
clientes enormes en todo el mundo.
                * Tienen la tecnología para dar
unos servicios excelentes en cualquier parte del mundo.

Medios
de pago, uno de los negocios tradicionales de la banca, y de hecho, de los más
lucrativos, lleva ya años sufriendo la entrada de competidores tecnológicos muy
buenos, y más baratos, como es el caso de Paypal, compañía que me encanta, con
unos servicios sencillamente extraordinarios (es impensable para
cualquier tienda online en EEUU o en Europa funcionar sin Paypal, sería como
tener caja registradora en los años 50).

¿Qué
pueden hacer los bancos? Adelantarse a este cambio, y hacerlo lo mejor, y sobre
todo, lo más rápidamente que puedan. ¿Pueden? Desde luego, es su negocio y
nadie sabe hacerlo mejor que ellos, lo que no tienen son los conocimientos
digitales,  y es ahí donde quiere meterse
de lleno BBVA. Lo dije en Gestiona Radio cuando anunciaron el nombramiento del
nuevo CEO, y lo vuelvo a decir, la diferencia entre BBVA y otro banco, es que,
cualquier otro banco, habría cambiado al Director de Sistemas para adaptarse a
la digitalización de su negocio. BBVA va mucho más allá, es consciente del
cambio tan fuerte que se avecina, y por ello, lo que cambia es su CEO, la
persona que va a poner en marcha el cambio interno, con la fuerza y el poder
suficiente como entrar con todo en esta nueva era de la banca. Me encanta.
Insisto, el ya ex-CEO ha tenido un papel importantísimo durante la crisis, y lo
ha hecho francamente bien, pero el paso a la digitalización es un cambio muy grande, y hace
falta alguien que conozca este campo, y que esté dispuesto a todo para colocar
a BBVA entre los primeros.

Francisco
González, Presidente de BBVA, lo tiene muy claro, y cito textualmente:
“Los bancos que no se adapten al cambio digital, se quedarán en el
camino”. Totalmente de acuerdo Sr. Presidente, Vds. han sabido ver el
cambio que se avecina, y sobre todo, son conscientes que ya no compiten sólo
con otros bancos o entidades financieras, las aplicaciones también pueden ser
competencia, al menos en algunos segmentos, o negocios, tradicionalmente bancarios,
y hay que ponerse al día, y realizar los cambios necesarios para no quedarse
atrás. Otra cosa que me encanta de BBVA es que, su objetivo real no es no
quedarse atrás, su objetivo es liderar este cambio. Mucha suerte a este
grandísimo banco.Creo que la banca nunca fue tan divertida como lo es ahora, y
como lo será los próximos años.

Coca-Cola pierde chispa

Algo está pasando en el mundo, algo que no se veía hace
tanto tiempo, que suena casi a ciencia ficción. Lo increíble, lo que ninguna
nos atrevíamos ni siquiera a imaginar, ha sucedido. Las ventas de Coca – Cola
están cayendo. 2013 supuso ya una caída en las ventas de la empresa, y en
febrero de 2014, su CEO y Presidente dijo a los inversores que no pasaba nada,
que 2014 sería el año de la recuperación… Lo cierto es que en 2014 las ventas
han vuelto a caer, lo mismo se espera para 2015.
Para que nos hagamos una idea de la situación, en los
últimos 2 años, las ventas de Coca-Cola han caído, ni más ni menos, un 15% en
EEUU, su mercado más relevante. ¿Qué está pasando? Parece que se está
produciendo un cambio, relativamente fuerte, en tendencias de consumo. El
consumidor lleva desde prácticamente principios del presente siglo buscando
productos saludables y mínimamente únicos. Lo industrial y masivo parece estar
perdiendo fuelle, y de hecho, eso parece estar pasando factura a marcas como la
propia Coca – Cola, Campbells o Mc Donald’s… Marcas fortísima durante la
segunda mitad del siglo XX, que han visto como los últimos 10 años, iban
perdiendo clientes de forma paulatina.
Muchos son los que creen que Coca-Cola debe diversificar y
depender menos de los refrescos, producto que parece pasar por momentos duros,
y lo peor de todo es que la tendencia en el futuro, al menos en mercados
consolidados, como podrían ser EEUU, Canadá, Japón o la Unión Europea, es que
el consumo de refrescos, vaya cayendo año tras año.
La estrategia diseñada por el CEO y su equipo, sin embargo,
se basa en mayor inversión en publicidad y distribución para aumentar las
ventas, las ventas de refrescos, claro está… ¿Funcionará? Quién sabe,
personalmente creo que las ventas aumentarán, lo que no sé es si aumentarán
tanto como para satisfacer los planes de la empresa. Quizá es verdad que hemos
llegado al tope de lo que puede dar el refresco como producto, y sea el momento
de diversificar hacia otros productos, como lo hizo ya en su día Pepsi con su
línea de snacks. Lo cierto es que los fabricantes de comida empaquetada no
están pasando por su mejor momento, y es que, se está produciendo un fuerte
cambio en el consumo de comida, con un consumidor cada vez más preocupado por
lo que come, por su calidad, sabor y contenido.
¿Es el fin del modelo de negocio de Coca-Cola? Por supuesto
que no, estamos hablando de una de las marcas más reconocidas del mundo. Lo que
ocurre, al igual que está pasando a Mc Donald’s es que tiene que encontrar una
nueva manera para llegar a este nuevo tipo de consumidor.