Disney presenta unos números de escándalo

Me encanta Disney, sin duda una de las empresas más fuertes
del mundo. Lo cierto es que, Disney, responde a las principales preguntas que
Warren Buffet hace cuando piensa si debe o no invertir en una compañía:

1ª.- ¿Entiendo cómo gana dinero la empresa? Si,
entiendo qué hace Disney para ganar dinero, y no es un negocio fácil, en
absoluto. Se dedica a hacer entretenimiento, en modo de cine, videojuegos, y
atracciones. Insisto, negocios todos ellos complicados. Eso sí, lo hace de
fábula. Fórmulas de éxito millonarias, con fuertes inversiones, aderezadas de
una marca fortísima, reconocidísima, y que nos recuerda la parte más tierna de
nuestra vida.  

2ª.- ¿Confío en los gestores de la empresa? Hasta el
momento no me han dado ningún motivo para que no lo haga. Sus películas
funcionan, y las adquisiciones que han realizado en los últimos años, como la
compra de Lucasfilms, me encantan. Sin duda, sacarán muchísimo resultado a Star
Wars. Estoy deseando ir al cine esta Navidad a ver el episodio 7.

3º.- ¿Creo que seguirá existiendo dentro de 100 años?
Esta pregunta siempre es complicada, pero debo decir que sí, creo que seguirá
funcionando siempre y cuando sigan siendo capaces de llegar a los niños como lo
han hecho siempre. Si eso funciona, Disney existirá. Es el mercado infantil el
que sustenta todo lo demás, y lo trabajan como nadie.

En el primer trimestre del ejercicio fiscal 2015, las cifras
presentadas por Walt Disney han sido, simplemente espectaculares, con un beneficio
de 4.290 millones de dólares, un 14% más que el mismo ejercicio del año
anterior. Insisto, unas cifras magníficas.

¿Qué ha sucedido? Estos resultados son el fruto de varios
factores:

1º.- Los mercados tradicionales de Disney, EEUU y Europa se
están recuperando, y las ventas han crecido en estos mercados.

2º.- En mercados emergentes, sigue teniendo un fortísimo
tirón, y siguen vendiendo a buen ritmo.

3º.- La última película de “Los Vengadores” ha
sido un exitazo enorme, y los resultados obtenidos han sido mayúsculos. Sólo en
su estreno en EEUU, en el primer fin de semana, recaudó 188 millones de
dólares, así que, lo mejor está aún por llegar cuando lleguen los resultados de
esta película a nivel mundial.

Si bien estas cifras no han sorprendido a los mercados, ni a
inversores, no han dejado de dar una fantástica noticia a sus accionistas,
demostrando que, al menos este ejercicio Disney es una empresa por la que
apostar. Personalmente, es una empresa que me encanta, y lo está haciendo
fenomenal. Lo mejor de todo es que aún queda mucho ejercicio por delante, y sus
resultados pueden ser extraordinarios. ¿Qué pasará en Navidad con el esperado
estreno de Star Wars Episodio VII? Nadie lo sabe a ciencia cierta, aunque, de
lo que estoy seguro es de que va a arrasar. Bien por Disney.